Tag Archive: cebolla


Ingredientes

2 lenguados

100gr. de espinacas

1 puerros

1 cebolla

3 zanahorias

2 cucharas de harina

1 vaso de leche

agua, aceite de oliva y sal.

.

Elaboración

Para hacer el caldo, corta la cebolla y el puerro en juliana y ponlos a cocer en una tartera con agua hirviendo y sal, unos granos de pimienta negra y un manojo de perejil. Deja que se cocinen durante 10-12 minutos. Reserva caliente.
Limpia los lenguados, saca los cuatro lomos a cada lenguado y corta cada lomo por la mitad. Hazles unos cortes superficiales para que no encojan al cocinarse y salpimienta. Incorpora el pescado al caldo de verduras, apaga el fuego y deja reposar (con el calor residual) durante 2-3 minutos. Retira los trozos de lenguado a una bandeja de horno y escurre las verduras en el último momento para que se mantengan calientes en el caldo.

Para la bechamel de espinacas, cocina la harina en una cacerola con un chorrito de aceite y agrega la leche poco a poco y sin dejar de batir con una varilla. Sazona y cocina durante 5-10 minutos. Limpia y retira los rabitos a las espinacas y ponlas a cocer en una cacerola con agua hirviendo y sal. Deja que se cocinen durante 2-3 minutos. Escurre, templa, pica y agrégalas a la bechamel. Cocina a fuego suave hasta que se mezclen bien. Napa los trozos de pescado con la bechamel de espinacas y gratina en el horno durante 2-3 minutos.

Corta las zanahorias en tres porciones y tornea con la ayuda de una puntilla hasta dejarlas en forma de barril. Ponlas a cocer en una cacerola con agua y sal y deja que se cocinen durante 8-10 minutos. Retira, escurre y saltéalas en una sartén con un chorrito de aceite. Espolvorea con un poco de perejil picado.

Sirve las verduras escurridas en el fondo de un plato, coloca encima cuatro trozos de lenguado y acompaña con las zanahorias torneadas. Decora el plato con una hojita de perejil.

Leyenda gastronómica falsa

Seguro que muchas veces os habéis preguntado. ¿ cómo puedo cortar cebolla sin llorar?…

Todos en algun momento nos hemos metido en foros, hemos preguntado a nuestras madres, nuestras abuelas. Y hemos podido encontrar remedios diversos y disparatados. Desde ponerse media cebolla en la cabeza, (¿aunque que te pondrás después para la media cebolla que te queda por     cortar?). Dejarla en la nevera una hora antes, ponerse un trozo de pan en la boca o pasarla por agua previamente, entre otros… Viendo frustrados todos vuestros intentos.

Pues yo hoy tengo la solución para todos esos llorones que lo pasan mal en su cocina.

Aqui os dejo los pasos:

  1. Afilar bien el cuchillo.
  2. Practicar el corte con un calabacin,  el no te hará llorar.
  3. Y el truco es, cortar la cebolla tan rápido que no te de tiempo a soltar una lagrima.

No dejéis de practicar con el cuchillo, y vigilar con los dedos, no os cortéis.

Raul parra